Blog

Pequeños hábitos para trabajar con niños de 2 y 3 años

Autor: Marah :: Maternal | Publicado: 2019-01-23 19:11:00
Pequeños hábitos para trabajar con niños de 2 y 3 años

Establecer un lugar, un tiempo y un guía es necesario para que el pequeño entienda cuáles son los elementos que le ayudarán a seguir ciertas rutinas diarias. Del acompañamiento, la paciencia, la cooperación, la claridad en las tareas y la ayuda depende el buen aprendizaje.

Día a día, un niño necesita dormir y comer adecuadamente, lavarse los dientes, estudiar, jugar y realizar otras actividades que le generen hábitos y comportamientos.

Algunos ejemplos:

  1. Horario regular: desde que nacen, los niños necesitan rutinas. Cuando son muy bebés las rutinas del sueño, del baño y de las comidas les ayudan a situarse en el tiempo y en el espacio, creando un ambiente seguro y previsible para el pequeño.
  2. Leer cada día: es necesario fomentar el hábito de la lectura a diario y desde bebés. Los primeros cuentos de imágenes fortalecen el vínculo padre/madre-hijo y estimulan su lenguaje. Habituarle al cuento antes de dormir, potencia el gusto por la lectura del niño y, cuando ya son capaces de leer solos, un ratito cada día favorece su rendimiento académico y su enriquecimiento personal.
  3. A dormir pronto y las horas necesarias: los niños deben ir a dormir según su edad y han de dormir las horas necesarias para despertarse frescos, contentos y descansados.
  4. Ser ordenado y cuidadoso con las cosas: los valores son importantes en la vida adulta y en la infantil. Valorar lo que tienen, cuidarlo y ser ordenados, les permitirá disfrutar más de las cosas y dar el valor que se merece a cada pequeño detalle.
  5. El uso del pañuelo y taparse la boca al toser: no sólo forma parte de las buenas maneras, sino que se puede evitar una de las más fáciles maneras de contagio de enfermedades infeccionas de las vías respiratorias.
  6. Comer cuando toca: debemos desayunar, comer algo a media mañana, almorzar, merendar y cenar. Con esta rutina debemos evitar el picoteo entre horas, que va saciando, y que hace que el niño llegue sin apetito a las horas que toca comer. Algo importante también en este hábito, es que cuando los niños están comiendo permanezcan sentados mientras lo hacen, y en la medida de lo posible que coman por ellos solitos, sin ayuda de un adulto.
  7. El baño: mantener una buena higiene diaria favorece un correcto estado de salud. Además, cuando son pequeños, la rutina del baño favorece su relajación y el descanso nocturno.

                     


Categorias:   Comunidad Infantil


Deja tu comentario...
Tu nombre
Tu e-mail
Comentario: